viernes, 12 de noviembre de 2010

Avances en inseminación porcina



Con los resultados obtenidos se podría ampliar el periodo de conservación de las dosis seminales refrigeradas y con ello incrementar el campo de acción de los centros de inseminación artificial porcina Investigadores del Centro Tecnológico de Inseminación Artificial (CENTROTEC), empresa participada por la Universidad de León, han conseguido mejorar la eficacia de la utilización de semen congelado en la inseminación artificial porcina mediante el empleo de antioxidantes que reducen el daño producido en los espermatozoides.


Todas la células vivas bajo condiciones aeróbicas, es decir, en presencia de oxígeno, producen sustancias reactivas con este compuesto (conocidas como ROS). Estas sustancias son moléculas químicamente inestables y para conseguir su estabilidad reaccionan con otras biomoléculas a veces importantísimas para el mantenimiento de las funciones celulares, provocando daños severos que conducen irremediablemente a la muerte celular.
La producción de ROS es inevitable, pues se generan a partir del metabolismo propio de las células. En el campo de la reproducción animal es de gran interés el estudio de estas moléculas y las consecuencias que causan, por ejemplo, sobre el mantenimiento de la capacidad de los espermatozoides de cumplir su función biológica.
Los ROS, una vez formados, dan origen a una serie de reacciones en cadena, entre las que se encuentra un tipo de oxidación de las grasas que se hace presente cuando el organismo no cuenta con los medios necesarios para evitar su formación. La intensidad con que el daño se hace presente depende de varias circunstancias, una de ellas es la propia especie. Así, en la especie porcina, la alta concentración de ácidos grasos poliinsaturados presentes en la membrana celular de los espermatozoides, les convierte en altamente sensibles a esta reacción en comparación a los espermatozoides de otras especies.
Congelación. En la inseminación artificial porcina es muy limitada la utilización de semen conservado mediante congelación (criopreservado), al contrario de lo que ocurre en otro tipo de especies como es el ganado bovino. Este hecho es debido al bajo rendimiento, en términos de fertilidad y prolificidad (número de descendientes por parto), que tiene el semen criopreservado de verraco. Una de las causas, entre otros motivos, es la acción negativa de las sustancias antes mencionadas, los ROS, sobre los parámetros de calidad seminal. De igual forma, el semen refrigerado, universalmente utilizado en la actualidad en la inseminación artificial porcina, tiene el inconveniente de su corta duración de conservación (5 días a 15ºC) también, entre otros motivos, por la indefensión frente a los ROS.
En este contexto, se ha llevado a cabo un trabajo de investigación encabezado por Cristian Alejandro Córdova Jiménez que ha dado lugar a la correspondiente tesis doctoral, titulada «Control de la peroxidación lipídica del semen refrigerado de verraco mediante antioxidantes y su repercusión sobre la calidad espermática». Dicha investigación ha sido dirigida por Juan Carlos Domínguez-Fernández Tejerina, Catedrático de Reproducción y Obstetricia de la Universidad de León y Director del Centro Tecnológico de Inseminación Artificial -”CENTROTEC-”,y Beatriz Alegre Gutiérrez, subdirectora de este centro.
Este trabajo de investigación ha sido desarrollado en CENTROTEC, una empresa participada por la Universidad de León, en la que se ponen en práctica los últimos avances científicos y tecnológicos del campo de reproducción asistida en la especie porcina. En el trabajo de campo los investigadores han utilizado dos reconocidos antioxidantes: vitamina E y glutatión reducido, con la intención de que su incorporación al semen porcino pueda controlar la presencia de esa oxidación grasa (peroxidación lipídica), tanto en la inseminación artificial comercial con semen refrigerado, como experimentalmente con semen criopreservado mediante diferentes procesos de congelación. El interés principal se ha centrado especialmente en la repercusión sobre los parámetros de calidad seminal indispensables para la valoración «a priori» de la capacidad fecundante del esperma.
Mejora de la calidad. Los resultados obtenidos muestran claramente que los compuestos empleados (vitamina E y glutatión reducido) mejoran la calidad seminal tanto en el semen conservado por refrigeración como en el criopreservado, comprobándose fehacientemente que el empleo de estos antioxidantes disminuye significativamente la presencia de peroxidación lipídica en los dos tipos de conservación seminal.
Las conclusiones a las que se ha podido llegar son que mediante el empleo de antioxidantes, se pueden conseguir resultados aceptables con el empleo de semen criopreservado en la inseminación artificial porcina y, por otro lado, se podría ampliar el periodo de conservación de las dosis seminales refrigeradas, y con esto incrementar el campo de acción de los centros de inseminación artificial porcina, al contar con más tiempo para la gestión de las dosis seminales.
Según los investigadores responsables es necesario continuar con la investigación para entender aún mejor la acción de los antioxidantes, estudiando un número mayor de variables, con la intención de perfeccionar el empleo de técnicas de reproducción asistida en la especie porcina y con ello optimizar el trabajo en los centros de producción animal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...